Muchos padres piensan que la silla alta que usan para su hijo durante las comidas es automáticamente muy segura. Lamentablemente, no siempre es así. Las últimas investigaciones muestran, por ejemplo, que todos los días en los Estados Unidos, un promedio de 24 niños son admitidos en un departamento de emergencia por una lesión relacionada con el uso de una silla alta o un asiento elevado, un promedio de un niño cada hora. La mayoría de las lesiones son el resultado de una caída, ya sea porque no se usaron los dispositivos de seguridad o porque estaban demasiado sueltos. Las caídas desde las sillas altas pueden ser peligrosas porque las sillas altas se suelen colocar en cocinas y comedores que suelen tener suelos duros como baldosas o parqué.si un niño se cae de cabeza sobre estas superficies duras, pueden producirse lesiones graves. Sin embargo, si se usan correctamente, las sillas altas y los asientos elevados son una ayuda excelente, eficaz y segura para facilitar la hora de la comida y para que el bebé se acomode de forma segura.