Las principales causas son: Mejora de la calidad del sueño (la hora de la siesta o el sueño de toda la noche) – Mejora la circulación de la sangre (permite al cuerpo descongestionarse y reducir la acumulación de toxinas) – Mejora el nivel de concentración (al leer en una hamaca en particular, pero también gracias a un sueño más reparador) – Disminuye el estrés físico, mejora el estado mental – Actitud zen y el buen humor que lo acompaña. La hamaca al servicio de nuestros bebés Médicamente hablando, acabamos de comprender en Occidente que los recién nacidos, en particular, prefieren la hamaca a la cama plana. De hecho, cada vez más mujeres están tomando la decisión correcta y optan por el tipo de “portabebés de hamaca” o “envoltura de hamaca”.