El problema del cepillo es que recoge polvo, ovejas, pelo, hilos y pelo. Que terminan obstruyendo o tapando y enredándose en las ruedas de la aspiradora. ¿Qué chica con pelo largo no conoce el problema? La buena noticia es que la solución sólo requiere un poco de paciencia: se consiguen unas tijeras o un cortador rápido y se quita todo lo que se atasca, tanto en las cerdas del cepillo como entre las ruedas de la máquina.