Algunas partes específicas de los barcos de vela son sensibles. Por lo tanto, deben ser protegidos eficazmente. La cubierta de la vela mayor es imprescindible. Es muy fácil de colocar gracias a las hebillas de plástico ajustables y simplemente se envuelve alrededor del boom. También hay cubiertas para los cabestrantes que los protegen de la humedad y así repelen el desgaste de las partes sensibles como trinquetes y resortes.