Para recordarnos a nosotros mismos que estamos vivos, nosotros, no como ese pobre Tatum aserrado a través de la puerta de un garaje (Grito 1, purista)… A los que esconden sus ojos, se tapan los oídos, se asustan con los gemidos y las pesadillas durante semanas: ¿por qué seguimos viendo películas de miedo? Y para aquellos que sermonizan que la pobre generación de fanáticos de la hemoglobina está condenada a reproducir la violencia de la que son espectadores: ¿mirar películas de terror realmente nos convierte en potenciales asesinos en serie, sedientos de carne sangrienta y gritando? ¿HEIN?